Un gauchito pensativo...

https://www.blogger.com/blogger.g?blogID=7788899250286389627#allposts

lunes, 14 de mayo de 2018

MATANZA EN PALESTINA!

http://www.lavanguardia.com/internacional/20180514/443578812686/palestinos-muertos-500-heridos-protestas-gaza-embajada-eeuu.html?utm_source=webpush&utm_medium=notification&utm_campaign=ultima_hora,internacional&utm_content=al_menos_37_palestinos_muertos_y_500_heridos_en_las_protestas_por_el_traslado_de_la_embajada_de_ee.uu._a_jerusalen&utm_term=20180514

Compañeros y compañeras, es muy probable que haya comenzado el genocidio del pueblo Palestino.
Tenemos la obligación moral y política de PARAR a los GONOCIDAS YANQUIS E ISRAELÍES.

SOLIDARIDAD CON EL PUEBLO PALESTINO

lunes, 30 de abril de 2018

Los premios Platino unen fuerzas en un discurso contra 'la manada', los cárteles y la transfobia

Los premios Platino unen fuerzas en un discurso contra 'la manada', los cárteles y la transfobia: ""Manifestarse a favor de los derechos de la mujer se ha convertido en una hermosa moda, pero esto no es una reivindicación transitoria. Es una muestra de la madurez de la sociedad y un gran salto hacia la libertad. Libertad es tener opciones, y ese es nuestro reclamo: más opciones y más oportunidades para las mujeres", ha exigido la actriz."



'via Blog this'

viernes, 27 de abril de 2018

Mujer y hombre

Enrique Tierno Galvan en un bello librito publicado por Tecnos en 1986 y titulado "El miedo a la razón", publicó las siguientes líneas (págs 117 a 121 de la 2ª edición, junio 1986). Las mismas son densas, pero están escritas con esa calidad especial de su autor y realmente vale la pena leerlas con atención y diccionario, para acercarse en profundidad y de un modo dialéctico a los graves problemas que enfrenta hoy nuestra cultura.

"La idea de la inferioridad de la mujer respecto del hombre es una idea alentada fundamentalmente por la cultura hebreo - occidental. En las culturas primitivas no hay conciencia de la relación superioridad-inferioridad, sino la distinción funcional de apto para una cosa - apto para otra. Los antropólogos insisten en que la relación hombre - mujer en las civilizaciones primitivas se puede simbolizar en dos esferas autónomas sólo en algunos aspectos tangenciales. La autonomía, que en algunos casos es autonomía cultural, se construye esencialmente sobre las diferencias de la estructura biológica: la mujer aparece como ooquedad, el hombre como saliente, la mujer adopta formas especiales de postura para la micción diferentes a las del hombre; el desarrollo de las diferencias sexuales lleva a la esteatopigia o a la megafalia, pero las diferencias que nacen de la estructura no sugieren la relación de un superior a un inferior. Las diferencias funcionales llevan con frecuencia a la superioridad mágica de la mujer sobre el hombre, de modo particular durante el proceso de la gestación y el trauma del nacimiento. En el orden social el trabajo de la mujer es tan importante y respetado como el del hombre, sin que se perciba la conciencia de superioridad ni biológica ni cultural. En el mundo mágico primitivo hombre y mujer tienen la misma subjetividad y diferente objetividad. Con la aparición, tal y como la percibimos, de la sociedad de mercado y la cultura correspondiente, la mujer se escinde. Por una parte, es fuerza de trabajo, por otra fundamento de reproducción, en tercer lugar objeto de placer sexual y centro de sublimación estética. En los tres sentidos significa inferioridad y pasividad. En cuanto a la fuerza de trabajo la ejerce la mujer para un empresario privado, el marido, a cuya condición se superpone después el ejercicio simultáneo de más fuerza de trabajo, en cuanto obrera, trabajadora, para un empresario jurídicamente explícito, el dueño del taller, de la fábrica, etc. De este modo la mujer es fuerza reproductora, asalariada y objeto de placer, siempre en beneficio de otros. La fundamental contraprestación que la mujer recibe es de carácter social y psicológico y se refiere fundamentalmente a sentirse centro de atracción, placer y deseo. La relación hombre y mujer cambia en cuanto objetivamente no coinciden y subjetivamente son en extremo diferentes. La intimidad femenina no es la intimidad de la hembra que vive con el macho, sino la intimidad de la mercancía: es la única mercancía con intimidad además del esclavo. Este hecho insólito se produce y matiza según tres momentos: uno inicial, que se extiende hasta el fin de la adolescencia en el que la mujer cobra conciencia de que es un bien que se vende. Un segundo período en el que la venta se perfecciona, bien para el esposo, bien para otro hombre de la colectividad. De no ocurrir así, la cosa-conciencia queda frustrada y en situación de centro de referencia de cualquier desprecio. El tercer momento es el de la masculinización explícita. Durante los otros dos anteriores ha habido por parte por parte de la cosa-conciencia esfuerzos para presentarse como lo anti-hombre, aunque en el fondo toda la vida de la mujer es un continuo esfuerzo por imitar al macho y sustituir al hombre. Esta masculinización se produce también por razones hormonales, pero las causas que de verdad influyen son las que atañen a la cultura, que producen una continua acción mimética en los ademanes y modos de interpretar la convivencia. En el último período la cosa-conciencia reduce al mínimo la capacidad reflexiva. Según se parece más al hombre, la relación dialéctica tiende a borrarse. Quien no ve así la cuestión tiende al engaño, como en el caso de Kierkegaard, que reflexionó reiteradamente sobre la relación hombre-mujer y no entendió que son relaciones de desigualdad en las que el hombre se busca a sí mismo a través de la cosa-conciencia, a la que han educado para halagarla y a la vez despreciarla.
La propia sociedad burguesa ha hecho que la mujer progrese hacia un nivel de igualdad con el hombre dándole conciencia crítica a través del trabajo. El trabajo produce enajenación, pero a la vez, en ciertas condiciones, conciencia crítica. Según la mujer salía del ámbito del marido-empresario, se liberaba de su cosificación, pero el alto precio de adquirir la misma clase de libertad de que gozaba el hombre, la libertad burguesa. En otras palabras, pasaba del nivel de enajenación definido históricamente como femenino, al nivel de enajenación definido históricamente como masculino. Este tránsito se caracteriza por los contenidos del feminismo o movimiento feminista cuya esencia es la masculinización. La mujer imita al hombre necesariamente, porque pretende convivir con él en pie de igualdad, en una sociedad profundamente masculinizada, de aquí la tendencia a convertirse en hombre, y de aquí que la relación entre ambos sea cada vez más equívoca y cada vez más sexual.
La relación entre ambos sexos, como consecuencia de la masculinización de la mujer, ha perdido el contenido y las formas de idealización que tenía desde la Edad Media hasta el Romanticismo incluido. Para las generaciones más modernas Romeo y Julieta es una aberración particularmente porque sustituye el concepto de camaradería por la relación de dependencia a valores ideales que no tienen la pretensión de idealidad. Los jóvenes de hoy son camaradas que trabajan en los mismos sitios, visten la misma ropa, hacen las mismas cosas y tienen diferente sexo. Esto significa la reducción de la vida erótica a la relación falo-vagina, vagina-vagina, falo-falo, según los casos. La sublimación antigua de la mujer y del culto a la mujer procedía de la inaccesibilidad, la ocultación y los modelos mítico-religiosos que orientaban la educación. Es ésta una actitud fundamentalmente occidental y cristiana, asentada en la quimérica idea de pureza y en el hecho estructural de la virginidad. Según este modelo hay virtudes masculinas y virtudes femeninas difícilmente intercambiables cuya relación convierte al acto sexual en una consecuencia que ratifica las diferencias particularmente señaladas por la diferencia entre las virtudes. El cristianismo ha hecho un esfuerzo permanente por ocultar la relación macho-hembra que hay que inscribir en el ámbito de la lucha contra y a veces sublimación de la naturaleza por el cristianismo. La cultura cristiana no ha sabido conectar, con la perfección de la cultura musulmana, el aspecto ideal y el aspecto sexual del amor. Tratados como el famoso Speculum al foder o el De Coitu de Arnaldo de Villanova son exageraciones que están en extremo influidas por los tratos musulmanes sobre el tema. Los pensadores musulmanes podían llegar a comparaciones poéticas y atributos imaginarios de la mujer de extraordinaria belleza junto con la mayor sexualidad. En Occidente tienden a desglosarse ambas cosas: de un lado el "amor lascivo", de otro el "amor espiritual". Incluso en la práctica la diferencia se sostenía, especialmente en España, por la profunda musulmanización de nuestra cultura. El desarrollo de la sociedad industrial ha oscurecido casi por completo el amor del espíritu, que hay que asociar a la decadencia y desaparición del neoplatonismo. La mujer pasó de "sublime belleza deseada" a objeto de exhibición y placer en las clases superiores. Esta degradación equivale a proletarizar a la mujer, pues en la pequeña burguesía y el proletariado el "amor espiritual" se ocultaba y destruía por la necesidad y el placer. La diferencia con la alta burguesía era, sin embargo, grande, pues la mujer proletaria trabajaba, en tanto que la mujer en cuanto simple objeto de la atracción y del deseo, permanecía ociosa. La clase burguesa tendió a musulmanizar a la mujer, el proletariado a liberarla por el trabajo. Las nuevas formas de producción han ocasionado el hecho nivelador y revolucionario de que la mujer trabaje del mismo modo que el hombre. La mujer está dejando de ser simplemente el objeto de la atracción y el deseo. es un trabajador más, con los mismos derechos que el hombre. Pero esto implica la masculinización, la tendencia cada vez mayor hacia la ambigüedad sexual y la destrucción de la familia tradicional. Los niños actuales en Occidente tienen dos padres. La madre se extingue. A su vez la relación paterno-filial se debilita. Los padres cuidan al hijo porque son responsables de su presencia en el mundo, pero la ternura y la vivencia del otro yo, de la continuación de sí mismo, se esfuma lentamente. El destino de la mujer es ser hombre entre tanto que el hombre se va haciendo mujer. La cultura plurisexual es el futuro predecible, según previó, con singular agudeza, Florence Nightingale.

Canto General - Los Libertadores

jueves, 26 de abril de 2018

(5) Los pueblos indígenas no contactados son los más... - Survival International (en castellano)

(5) Los pueblos indígenas no contactados son los más... - Survival International (en castellano):



'via Blog this'

Chicho Sanchez Ferlosio - Gallo Rojo, Gallo Negro

Los Olimareños Gallo Rojo

Carlos Marx: Un criminal produce crímenes.

Esta aparente obviedad me vino a la memoria pensando en el juicio a "La Manada", el caso Cifuentes y los demás escándalos del PP... Me acordé entonces de la siguiente cita de Carlos Marx, escrita en "Historia crítica de la plusvalía". Yo la tomé del libro "Sociología de Marx", de Henri Lefebvre, pág. 101, Editorial Eureka, Montevideo, 1970.

"Un filósofo produce ideas; un poeta, versos; un pastor, sermones; un profesor, manuales, etc. Un criminal produce crímenes.
Si se considera más de cerca la relación existente entre esta rama de la producción y el conjunto de la sociedad, será posible liberarse de muchos prejuicios. El criminal no produce solamente crímenes, sino también el derecho penal, el profesor que da clases sobre el derecho penal, e incluso el inevitable manual en que ese profesor condensa su doctrina para que resplandezca la verdad. Se produce pues un aumento de la riqueza nacional, y ello sin contar el placer que experimenta el autor. El criminal produce además la organización de la policía y de la justicia criminal, los guardias, los jueces, los verdugos, los jurados, las diversas profesiones que constituyen otras tantas categorías de la división social del trabajo, desarrollando las facultades del espíritu, creando nuevas necesidades y nuevas maneras de satisfacerlas. La simple tortura ha suscitado las más ingeniosas invenciones mecánicas y da ocupación a una multitud de honestos obreros en la producción de esos instrumentos.
El criminal produce una impresión, ya sea moral o trágica; de este modo suscita los sentimientos morales y estéticos del público. Aparte de los manuales sobre el derecho penal, del código penal y de los legisladores, produce arte, literatura, novelas e incluso tragedias. El criminal aporta una diversión a la monotonía de la existencia burguesa; la defiende contra el marasmo y hace nacer en ella esa inquieta tensión y esa agitación del espíritu sin las cuales el estimulante de la concurrencia acabaría por abotargarse. El criminal da pues un nuevo impulso a las fuerzas productivas..."

Saludos socialistas

El vídeo de Cifuentes nunca llegó a la Policía y se vendió al mejor postor hace 7 años

El vídeo de Cifuentes nunca llegó a la Policía y se vendió al mejor postor hace 7 años: "¿Quién hizo una copia ilegal del vídeo de Cristina Cifuentes en el hipermercado? ¿Quién lo ha distribuido? ¿Y por qué? ¿Ha dicho la expresidenta de Madrid toda la verdad en su declaración en la que ayer anunció su dimisión? Las preguntas sobre la grabación que ha precipitado su caída se agolpan. No todas tienen respuesta, pero sí hay ya algunas certidumbres para, al menos, descartar sospechosos. La Policía nunca tuvo en su poder el vídeo. No custodió jamás esa cinta porque no requirió ni la grabación hecha pública por 'Ok Diario' ni otras supuestas imágenes de la entonces vicepresidenta de la Asamblea de Madrid en el interior de la zona de compra aquel 14 de mayo de 2011. Y no lo hizo porque no hubo denuncia ya que al final la 'retenida' se avino a abonar las cremas (poco más de 40 euros) y Eroski no denunció, como es práctica habitual cuando se satisface el importe."



'via Blog this'

8 letras larbanois & carrero

Centralismo, regiones y pueblos de España

Voy leyendo y aquello que encuentro de alguna manera útil para el debate cultural actual lo comparto. Y hoy me topé con estas consideraciones sobre los temas del título de esta entrada.
En la pág 73 del libro dice Tierno Galván (1976):
 "Creo firmemente que es menester romper con el centralismo que ha existido hasta ahora. Es preciso resolver de una vez para siempre el problema regionalista que en España se arrastra desde hace siglo y medio, pero hay que resolverlo, puesto que es un problema de hecho y acuciante. La solución del problema regional supone tranquilidad para el futuro, estabilidad, equilibrio político, etc. Olvidar los problemas regionales es crear una fuente de problemas que pueden traducirse en daños serios para el futuro del Estado español.
En este sentido yo creo que las distintas regiones, que tienen distintos niveles de pretensiones, etc., tendrían que disponer de ámbitos de autodeterminación política suficientes de acuerdo con sus necesidades. (...) Quizá la mejor manera de conseguir esto sería ir por el camino de una Cámara de los Pueblos o Cámara de las Regiones que, dentro del Estado español, permitiese equilibrar las distintas necesidades y solucionarlas."

Un poco más adelante, en la pág 81 dice:
"Yo comprendo y acepto el problema de las autonomías regionales. Me parece que es una reivindicación universal de las etnias en este momento, que es un fenómeno lógico en respuesta al neocapitalismo de las multinacionales y las tendencias uniformadoras. El individuo, entonces, se repliega, se refugia en sus comunidades primarias, para afirmarse a sí mismo. Entonces, confirmo y clarifico el problema regional. Para que disminuya la corrupción -hay mucha en España- las ciudades, los ciudadanos de las regiones han de conseguir nuevas fórmulas. Estos ciudadanos serán cada vez más responsables y tendrán cada vez mayor capacidad operativa en el Gobierno del país.
Se impone así evitar el centralismo, otro de los grandes males que hemos padecido en estos cuarenta años. Toda autonomía es sana y es buena, sin prescindir, naturalmente, de nuestros principios marxistas generales: planificación de la economía, socialización progresiva de todos los sectores productivos, afirmación de la lucha de clases.
A mi me parece que en España habría que conseguir una Cámara de las Regiones, o una especie de Asamblea de las regiones, para evitar el patente desequilibrio entre las regiones actuales, evitando el premiar a una región ya previamente privilegiada por su mayor desarrollo industrial y económico. Me opongo, por consiguiente, a cualquier método estrecho de los empleados; me opongo terminantemente a la actual solución del problema regional. El caso del río Ebro, y la disputa entre Aragón y Cataluña, puede ilustrar perfectamente: no podemos resolver nuestras cuestiones arbitrando canales insuficientes de opción política; al contrario, se impone avanzar a lo largo de un cauce amplio.

A mi estas palabras me parecen de una actualidad impresionante, si pienso en el problema Catalán de hoy ¿y a ti?. Saludos socialistas